18 de junio de 2015

Inicios de la salud publica en Tampico

                                     
                                        EL HOSPITAL DE SAN SEBASTIAN.

En 1827, apunta don Joaquín Meade, el hospital "provisional" se ubicaba "en una casa de don Felipe de Lagos", personaje política y económicamente influyente y uno de los llamados "pobladores primitivos".

Recién se había elaborado un reglamento que dividía a la ciudad en cuatro cuarteles, incluido el "de la Salud", demarcado por las calles de Miradores (20 de Noviembre), de la Amargura (Alfonso G, Alarcón), Ribera (Héroe del Cañonero Tampico) y del Carpintero (Venustiano Carranza).

Según registros del "cuadro estadístico" de Tampico de 1845, el que parece haber sido el primer hospital civil había operado "por contrato" desde la década de los años 1830 "hasta el 12 de mayo de 1842" se encontraba localizado en uno de los sitios "más altos de la ciudad" (entre calles Altamira, Ladrillera, Amargura y del Estado) contando con "dos salas principales, una para hombres y la otra para hembras:

La primera de tres y media varas de largo por ocho de ancho;

La segunda de veintiséis de largo por siete de ancho", diseñadas y construidas "al estilo del país".

En los años en que operó sus servicios estuvieron a cargo de un "director facultativo en medicina y cirugía..., un mayordomo, un practicante, dos topiqueros (encargados de aplicar los medicamentos), dos enfermeras, una cocinera, una lavandera, una molendera y un mozo de mandados".

De acuerdo con el mismo documento, el 31 de mayo de 1842 un "supremo decreto" puso en posesión del Ayuntamiento el "fondo de real en pieza" para fomentar el cuidado de la salud, en cumplimiento -se dijo-- de la "obligación en que están las autoridades de proporcionar a la clase proletaria y desvalida el auxilio de la caridad".

Dos años más tarde, el 6 de marzo de 1844 el hospital empezó a ser administrado por una "junta de caridad", que fue al parecer la que le puso por nombre el de "Hospital de Caridad San Sebastián".

El 9 de septiembre de 1857, apunta Porfirio Vite Pacheco en "Breve historia de los hospitales doctor Carlos Canseco", la Junta de caridad aprobó el "Reglamento del Hospital Civil de San Sebastián de Tampico", que contenía "principios de gran categoría humana".

El investigador Guillermo Fajardo Ortiz, autor de "Las primeras atenciones tipo hospital y los primeros hospitales de Tampico, Tamaulipas", dice que el Hospital San Sebastián se localizaba "en la manzana número 54..., la mejor orientada y ventilada en la Ciudad".

Acerca de aspecto y funcionalidad del edificio, dice Fajardo que, "aunque de estilo antiguo, por su sistema de ventilación llenaba las apetecibles condiciones de buena higiene.

Tenía capacidad para 133 enfermos y contaba con una sala de medicina y una de cirugía para hombres, una de medicina y otra de cirugía para mujeres; había además una sala de distinción para hombres y un departamento para presos; tenía un botiquín para surtir las medicinas de urgencia, sala de operaciones dotada de todo lo necesario".

Hacia finales del siglo XIX --de acuerdo con lo que refiere un documento municipal de la época mostrado por don Carlos González Salas en "Del reloj en vela"--, la dirección del hospital estaba "a cargo de los distinguidos facultativos señores Antonio Matienzo u Mariano Treviño".

La vigilancia de su administración y operación era responsabilidad de una "comisión especial" formada por los "munícipes, señores Viñas, Pazzi, Rodríguez y Populus".

Asimismo, la fuente especificada hacía hincapié en que "el espacioso" hospital comprendía "los departamentos suficientes para alojar convenientemente en sus salas de Medicina y Cirugía a más de cien enfermos". Por último, aclaraba que "los gastos de administración se cubren directamente por la Tesorería Municipal en cantidad de mil 400 pesos mensuales, y por separado todos los gastos eventuales que sean asistencia médica y alimentación".

El hospital tenía una "Sala de Distinción", donde se ofrecía asistencia médica "a todas aquellas personas" que no podían recibirla en otro lugar, a cambio del "pago de un peso y veinticinco centavos diarios". Según Fajardo Ortiz, "la cocina del hospital, ubicada en el centro de la manzana..., poseía una gran estufa, el piso de la cocina era de mosaico y las paredes estaban revestidas de azulejos; había dos llaves de agua para el servicio de lavaderos con sus tinas de hierro esmaltado y las correspondientes llaves de agua.

Existía además una despensa para víveres; dos guardarropas, uno para la ropa de los enfermos y otro para la ropa limpia...".

Prosigue Fajardo: "Había un departamento para enfermos infectocontagiosos y, fuera del establecimiento estaba un lazareto con capacidad para 25 camas, que no obstante la separación del hospital, estaba bajo su inmediata dependencia.

El Hospital contaba con un anfiteatro y su depósito anexo correspondiente para cadáveres, mesas de autopsia, carro para el traslado de los cadáveres al panteón y ataúdes suficientes para las personas que fallecían en el local. Todo este servicio era gratuito y el establecimiento tenía un personal de empleados competente para cubrir todas la atenciones".

Durante el episodio revolucionario de Tampico (1913-1914) el cuerpo médico del hospital "asistió a hombres cansados, hambrientos y con disenterías, calenturas y calambres".

Más tarde, en 1921, "coordinó sus actividades con las autoridades federales en la campaña contra la fiebre amarilla", y en 1925 hizo lo propio "contra la peste bubónica". El Hospital San Sebastián fue destruido por los ciclones e inundación de 1933, y en el mismo sitio se construyó más tarde el Hospital Civil "Carlos Canseco".

Leer noticia en: Tampico Antiguo

Etiquetas: ,


Publicado por : itampico @ 13:06  | 0 comentarios


RSS  FeedBurner Versión en Ingles
iTampico es ...
iTampico

Quienes somos ...

Últimos posts

Lo que hemos escrito

Etiquetas

Últimos Post en BlogsMéxico

Publicidad
Hora local

Visitas a este WebLog
free web counter
Visitantes